Se encuentra usted aquí

Orientaciones para el baño y aseo del enfermo de alzheimer

  • Marcar una hora fija y hacerlo siempre de la misma forma.
  • Vigilar que el agua y el ambiente del baño tengan una temperatura adecuada.
  • Adaptar la ayuda a las capacidades que todavía posee.
  • No dejar al enfermo solo en el baño. 
  • Mantener la máxima privacidad.
  • Preparar el material antes de empezar.
  • Tomarse tiempo y no precipitarse.
  • Hablarle a lo largo del aseo, indicándole paso a paso lo que tiene que ir haciendo.
  • Cuando no sepa bañarse solo: le ayudaremos, siguiendo siempre la misma secuencia (pies – cabeza o viceversa).
  • En fases avanzadas, el aseo se hará en la cama.
  • Utilizar material adaptado: ducha o bañera adaptada, suelo antideslizante, asideros, grúa.

Colaboradores